Aspectos a tener en cuenta sobre el euro digital

Daniel Bravo Matilla

Daniel Bravo Matilla

Como ya sabemos, en Europa se lleva hablando de un tiempo a esta parte sobre la creación de un euro digital. En concreto, se espera que la primera regulación llegue en 2023, y que pueda, por fin, ser una realidad en 2025. Hemos de entender el contexto en que esto sucede: China puso en marcha su yuan digital, que ya se encuentra implementado en hasta 11 regiones, y EEUU proyecta hacer lo propio con su dólar.

Pero no son los únicos países, sino que podemos decir que más de 100 naciones han comenzado a proyectar sus versiones monetarias digitales. Está siendo, a partes iguales, criticado y defendido: unos porque consideran que aumentaría el control sobre la población, y otros centrándose en beneficios como la prevención del blanqueo de capitales, o la aceptación definitiva de los reguladores de un fenómeno como el de las criptodivisas. 

Antes de continuar, es importante destacar que el euro digital no será una criptomoneda, sino la versión digital del euro. Pero esto, ¿qué implica? ¿Qué diferencia habría entre un euro digital y una criptomoneda?

El euro digital, al igual que su homólogo chino, será una CBDC, cuyo significado, por sus siglas en inglés, es el de Central Bank Digital Currency. Es decir, es la representación digital del dinero fiat. No es una criptomoneda, está respaldada por un Banco Central (en este caso, sería el europeo), y su emisión y control está regida por las mismas normas que el dinero físico. 

De hecho, ni siquiera sustituirá al dinero físico (es otra de las opciones que se ha valorado, y, finalmente, se ha desechado), sino que lo complementará. La descentralización será la nota diferenciadora entre ambos modelos: una criptomoneda es un sistema de pagos peer to peer, es decir, de persona a persona, sin intermediarios. El euro digital seguirá teniendo un intermediario: el BCE.

A continuación, mostraremos los puntos más importantes en que se está basando el estudio del euro digital para su definitiva implantación en el mes de octubre de 2023, según lo pautado por el regulador.

Interoperabilidad

Cada CBDC, en principio, se desarrollará en sistemas, o cadenas de bloques, separadas y diferentes. Tendremos que tener en cuenta, entonces, los intercambios entre divisas digitales, y el medio a través del cual se produzcan.

Si quiere realizarse un intercambio entre CBDCs, por ejemplo, entre euro y dólar estadounidense digitales, y éste último opera a través de una blockchain diferente, el intercambio no será posible, a menos que pueda llevarse a cabo a través de una “red puente”, que “ponga de acuerdo” ambas. 

De esta manera, interoperabilidad y utilidad son dos conceptos diferentes. Mientras que un monedero digital puede operar en diferentes redes, esto no hace que dichas redes sean, entre sí, interoperables, o que permitan la comunicación entre ambas.

Se trabaja en diversos métodos para salvar esta carencia, está por ver la determinación que toma finalmente el Banco Central Europeo.

La programabilidad es la capacidad de modificar el comportamiento de un sistema o subsistema. La naturaleza de las instrucciones que pueden utilizarse para modificar el comportamiento en tiempo de ejecución depende completamente del tipo de programabilidad que admita el sistema. 

Programabilidad

Por ejemplo, consideremos un sistema que permite a los usuarios transferir dinero entre sí. Lo que permite a un usuario transferir dinero no sería deseable que pudiera ser modificado o programado por el usuario u otro interesado. Sin embargo, permitir que un usuario especifique que cada vez que reciba fondos en su cuenta, ese, digamos, 15% se envíe automáticamente a otra cuenta, puede ser una característica deseable (quizás el titular de la cuenta quiera ahorrar el 15% de sus ingresos). 

Este es un ejemplo de programabilidad, que permite un cierto nivel de configuración con respecto a las acciones que pueden tener lugar potencialmente antes o después de una transacción. Esta solución de programabilidad podría incluso permitir que se modifiquen aspectos de la propia transacción.

Es una opción que está en el aire, no se sabe si se implementará, y si se hace, tampoco cómo se hará.

Trazabilidad

Los regímenes de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo son el conjunto de leyes, normas y reglamentos que los países adoptan para mitigar el uso del sistema financiero para blanquear el producto de la delincuencia, realizar fraudes, financiar el terrorismo, etc. 

En este sentido, la Unión Europea adoptó seis directivas consecutivas entre 1991 y 2020 para armonizar la mayoría de los aspectos de los requisitos de la lucha contra el blanqueo y la financiación del terrorismo.

Aunque los requisitos específicos pueden diferir según el país, las normativas suelen imponer a las instituciones financieras requisitos de mantenimiento de registros y de presentación de informes, y las obligaciones básicas incluyen la identificación de los clientes y los requisitos de KYC 

Estas normas convierten a los intermediarios financieros en «guardianes» responsables de impedir que los malos actores accedan al sistema financiero, y de proporcionar información para ayudar a las autoridades públicas a detectar y desbaratar sus actividades cuando consiguen eludir estos controles.

El desarrollo de un euro digital representa una oportunidad única para abordar las limitaciones inherentes al actual marco de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo; sin embargo, su eficacia -junto con las compensaciones necesarias entre la transparencia financiera, la privacidad del consumidor y la inclusión financiera- dependerá del diseño concreto que se adopte.

Custodia de fondos

Un euro digital basado en tokens también podría permitir características similares a las del dinero en efectivo, lo que permitiría realizar transacciones peer to peer sin el uso de intermediarios financieros.

Los protocolos de blockchain permiten que cualquier persona con una conexión a Internet utilice algoritmos de encriptación integrados en el protocolo para crear una clave privada que sólo ellos conocen y que genera una dirección pública a partir de la cual su clave privada no puede ser objeto de ingeniería inversa. 

Esto permite que las direcciones públicas de la cadena de bloques se compartan con cualquier persona sin problemas, a diferencia, por ejemplo, de un número de cuenta bancaria. Esto permite que sirvan como un seudónimo seguro para las transacciones. Una vez generadas, los usuarios son responsables de preservar de forma segura sus propias claves privadas, cuyo robo o pérdida supone una pérdida permanente, lo que convierte a los cripto activos en un instrumento digital al portador propiedad del titular de la clave privada. 

Los bancos centrales deberían considerar si reducen suficientemente el riesgo de financiación ilícita hasta un nivel que justifique su uso para apoyar la disponibilidad de un euro digital para las comunidades desatendidas que tienen dificultades para establecer relaciones bancarias.

Sentado todo lo anterior, es lógico preguntarse qué es mejor, si mantener el estado de las cosas tal y como las conocemos, o subirnos al carro de esta innovación. Porque, ¿qué aporta exactamente el euro digital? ?¿Innovamos por innovar, porque lo hacen los demás, o porque nos mejorará en algún aspecto?

En primer lugar, es un activo de valor más seguro, siendo el concepto de trazabilidad su clave. El euro digital aumenta la seguridad en las contraprestaciones económicas que realicen los particulares, con lo que, al estar bajo control del BCE, tendremos la seguridad de que el dinero con el que se lleva a cabo una transacción no se ha obtenido de manera ilícita.

En segundo lugar, las políticas monetarias podrán diseñarse de mejor forma, al reducirse el flujo de dinero obtenido de manera ilícita.

Los detractores del euro digital indican el potencial de esta divisa en ser hackeada, al no tener la seguridad del almacenamiento en físico. Por otra parte, puede decirse, ante esto, que, de ser una debilidad, de ella adolecería no sólo el euro digital, sino todas las CBDCs.

Habrá que ver en qué termina todas las dudas que todavía arroja el proyecto, pero en las que se trabaja para su implantación. Lo que parece seguro es que el euro digital será una realidad, y desde VICOX estaremos al tanto de las últimas novedades con respecto a esta y otras innovaciones, con el objetivo de ayudar a nuestros clientes a mejorar la viabilidad de sus proyectos.

Vicox | Abogado criptomonedas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Aspectos a tener en cuenta sobre el euro digital

Contacta con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Echa un vistazo a nuestras últimas publicaciones
Declaración de la renta incluyendo operaciones con criptomonedas
22Jun

Declaración de la renta incluyendo operaciones con criptomonedas

La popularización de los criptoactivos ha provocado que los expertos de Hacienda hayan puesto la lupa en estos activos digitales. La comisión de expertos para la reforma fiscal que convocó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, está buscando la forma de aflorar algunas ganancias que escapan al fisco, así como rediseñar los tributos para …

Declaración de la renta incluyendo operaciones con criptomonedas Leer más »

Las posibilidades del arte en el metaverso
22Jun

Las posibilidades del arte en el metaverso

Pablo Picasso dijo una vez que «en el arte caben todas las posibilidades». Ese mismo espíritu de creatividad y exploración puede verse en la forma en que el mundo digital y el artístico se están uniendo. Más recientemente, Ellen Sheidlin señaló cómo la blockchain y Web3 están haciendo que el arte sea más global y …

Las posibilidades del arte en el metaverso Leer más »

Tokenización de sociedades: ¿es esto posible?
21Jun

Tokenización de sociedades: ¿es esto posible?

Sabemos que podemos tokenizar activos físicos, ya existentes en el mundo real, pero en el artículo de hoy pretendemos ahondar en la cuestión de si es posible tokenizar una sociedad. Según el informe de Tokenization Market en 2020 las empresas B2B que adoptaron la tokenización invirtieron 1.9 billones de dólares, mientras que, para 2025 se …

Tokenización de sociedades: ¿es esto posible? Leer más »