Aspectos legales del Metaverso

Daniel Bravo Matilla

Daniel Bravo Matilla

El Metaverso está resultando ser no sólo la última tendencia a nivel tecnológico, sino también a nivel económico, dadas las cantidades que se mueven en virtud de su implementación y las utilidades, muchas aún desconocidas, que tendrá en nuestro día a día.

Sin ir más lejos, el pasado 2021 en Decentraland llegó a venderse una propiedad en el Metaverso por nada menos que 450.000 dólares, así como la venta de varias parcelas en la misma plataforma por 2,5 millones de dólares. Meta estima que se ha invertido en dicha tecnología, hasta la fecha, casi 30.000 millones de dólares, y Bloomberg, a su vez, considera que para 2024, esta tecnología moverá en torno a 800.000 millones de dólares en todo el mundo. Cabe pensar que el Metaverso ha llegado para quedarse,  que esta tecnología ha atraído multitud de inversores, y que sus aplicaciones están siendo sorprendentemente valoradas por el mercado. 

En Decentraland, de hecho, hace poco se adoptó la prohibición (pueden votarse propuestas dentro de la plataforma entre las personas que participan en ella) de portar como avatar el nombre de Hitler, con un 69% de votos a favor frente al 31% en contra. Para adoptar una perspectiva de la importancia que revistió este acontecimiento, en dicha votación participaron 290.000 personas, el mismo número que en las elecciones municipales de Barcelona de 2019.

El metaverso es un nuevo paradigma social, un mundo nuevo dentro del mundo que ya conocemos. Es una nueva forma de experimentar las relaciones sociales por medio de herramientas tecnológicas novedosas. 

¿Qué implica esto a nivel jurídico? Que el alcance de esta tecnología tendrá tantas consecuencias a nivel jurídico como de aristas dispongan las relaciones humanas. Es decir, potencialmente infinitas. 

Los mismos problemas que pueden suceder en nuestro día a día con implicaciones jurídicas podrían replicarse en el metaverso, ya que se espera que el Metaverso será la experiencia tecnológica de nuestras relaciones humanas por antonomasia. 

Por el momento, vamos a resumir los aspectos legales del metaverso en algunos puntos que serán, sin duda, la problemática de entrada

La propiedad, propiedad intelectual y marcas en el metaverso

Como hemos comentado antes, considerando que pueden comprarse y venderse parcelas en el metaverso, esto funciona a nivel jurídico al mismo nivel que la adquisición en el mundo real de una propiedad. Una empresa que venda artículos de lujo puede comprar una parcela en Decentraland para establecer una oficina donde muestre más 

Otro aspecto a tener en cuenta es determinar qué se está adquiriendo exactamente, si es un derecho para poder acceder a un determinado recurso dentro del metaverso, para poder realizar acciones dentro del mismo, o una propiedad inmobiliaria virtual, como una parcela.

Las marcas han encontrado su espacio en este mundo. Hablamos de que marcas como Nike, Louis Vuitton o Hyundai ya han movido ficha para posicionarse en el metaverso. Pueden adquirirse productos en el metaverso para su aplicación en el mismo, comprarse a través de esta tecnología productos que después se enviarán en físico a casa, vender a través de esta tecnología estos productos que ya se poseen… Por no hablar de los delitos de falsificación y estafa con productos adquiridos como si fueran de una marca, sin serlo realmente.

Buena parte del negocio en el metaverso pasa por replicar los productos existentes en el mundo real dentro del ecosistema creado por esta tecnología. Esto no solo es una oportunidad de negocio (Loius Vuitton ha vendido 9 prendas de ropa en el metaverso a 6 millones de dólares), sino la posibilidad de que una persona, totalmente ajena a una compañía, utilice el diseño de un producto en la creación de un NFT para su posterior venta en el metaverso (este proceso de creaciíon de dicho NFT es lo que se conoce como minting, cuya traducción sería acuñar). 

Hasta hace poco, el artista Mason Rothschild estuvo envuelto en una batalla legal contra la archiconocida empresa francesa Hermès, al haber creado más de 100 NFTs de bolsos basados en modelos de la marca de moda, sin permiso de ella. 

Las relaciones laborales en el metaverso 

Dado el gigante paso a nivel tecnológico que supone la implementación del metaverso, el propio Zuckerberg ha reconocido que una de sus aplicaciones podría ser el entorno laboral. Imaginemos por un momento que en una empresa, a partir de ahora, las reuniones no se llevarán a cabo por videollamada, sino que se harán a través del metaverso.

A día de hoy parece utópico, pero para ello están las denominadas tecnologías hápticas y visuales, que podrían recrear la experiencia a nivel virtual de una reunión de negocios como si a nivel presencial se estuviera desarrollando. De hecho, Meta (Facebook), planea contratar 50.000 personas para desarrollar proyectos en el metaverso. 

Esta tecnología también posibilita que personas dentro de una plataforma puedan ofrecer determinados servicios, para personas que estén dispuestas a consumirlos. Pueden desarrollarse puestos de trabajo cuyo ámbito sea exclusivamente el metaverso. Piénsese una empresa que contrata especialistas en moda para el diseño de avatares en el metaverso.

Decentraland

¿Qué implica un metaverso común frente a una pluralidad de metaversos?

Cabe destacar que no existe un metaverso, sino que existen tantos como quieran crearse, lo que crea una competencia entre empresas por crear y potenciar el mejor metaverso posible. Dado que la pretensión principal es generar un metaverso que sea el lugar donde confluya todo el que quiera participar de esta tecnología, la batalla empresarial está servida. Por hacer una analogía a modo de ejemplo, existen muchos navegadores web, pero el más importante no cabe duda de que es Google. Piénsese en la misma situación, pero aplicada a metaversos. Habrá muchos, pero se tenderá a utilizar uno, que será el metaverso por excelencia.

Esta idea choca con un metaverso open source, que en teoría es lo que se pretende. Un metaverso de código abierto donde los participantes puedan desarrollar ese mundo virtual, ampliándolo, modificándolo y adaptándolo. Por otra parte, este metaverso ha sido desarrollado por una empresa que ha invertido miles de millones de una determinada moneda en crearlo. Y obviamente, esperan un beneficio a cambio. Cómo se podría usar y quién podría explotarlo serían las incógnitas a resolver en este apartado.

Seguridad y privacidad 

Si ya son sensibles los datos obtenidos a través de dispositivos móviles, imaginemos los que puedan obtenerse a través de tecnologías que mejoren estas experiencias, como unas gafas de realidad aumentada, o la participación de una persona por medio de su avatar en el metaverso. Es posible rastrear cada paso que una persona da en el metaverso, qué compra, a qué precio, qué acciones realiza, si tiene conversaciones con otras personas, el contenido de las mismas… Multiplica la complejidad de las relaciones humanas a través de dispositivos móviles, las cuales ya de por sí plantean problemas.

Esto plantea la necesidad de determinar el alcance de la responsabilidad de los diversos actores y usuarios que participen en el metaverso, las obligaciones que tienen sus creadores, los métodos que se utilicen para conseguir una adecuada ciberseguridad en este ecosistema, quién trata los datos que se recopilen, etc. 

Otra pregunta que no por obvia ha de ser descartada, es la legislación del metaverso. Si es un sistema open source donde podrán participar personas de cualquier parte del mundo, ¿cabe excluir a un ciudadano de un determinado país bajo ciertas circunstancias? ¿Cuáles son las leyes aplicables en ese mundo virtual? 

El metaverso no es más que una  nueva forma de realidad, y por tanto, el Derecho no puede desentenderse de ella.

Delitos informáticos 

El desarrollo de esta tecnología y la participación de personas reales en dicho mundo por medio de sus respectivos avatares implica servir en bandeja datos a delincuentes informáticos que intenten aprovechar la situación para rastrear esos datos privados y utilizarlos en beneficio propio.

Hablamos de acceder a equipos informáticos ajenos, rastrear datos de cuentas bancarias, datos biométricos, personales, etc. 

Crear un nuevo mundo, aunque sea virtual, implica replicar en este mundo los delitos que ya se cometen en el mundo que nosotros conocemos. Anteriormente, a propósito de las marcas, hemos mencionado los delitos de estafa, que bien podrían encuadrar en esta categoría. 

Lo que ha quedado bastante claro es que, si las aplicaciones que tiene el Derecho en nuestro día a día son potencialmente infinitas, crear un mundo virtual que replique nuestras relaciones humanas en un plano diferente supondría, a nivel jurídico, replicar los mismos problemas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Aspectos legales del Metaverso

Contacta con nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Echa un vistazo a nuestras últimas publicaciones
Derechos de autor y cesión de licencias de uso de NFT
23May

Derechos de autor y cesión de licencias de uso de NFT

El presente análisis debe partir de la premisa de que los NFTs no poseen -ni otorgan-, intrínsecamente, derechos de uso -mucho menos licencias-. Es por ello que debe ir acompañado de un contrato en donde expresamente el contenido subyacente que posee el NFT sea transferido.  A tal efecto la autorización que el titular de los …

Derechos de autor y cesión de licencias de uso de NFT Leer más »

Smart Contracts como herramienta jurídica
20May

Smart Contracts como herramienta jurídica

En este artículo del blog hablaremos sobre los Smart Contracts, un concepto nacido años atrás que se ha rescatado en los últimos tiempos gracias a la tecnología Blockchain. Esta tecnología puede ayudar a la implementación de los contratos inteligentes. Pero primero, definamos lo que es un Smart Contract (en adelante, SC). Un SC es, en …

Smart Contracts como herramienta jurídica Leer más »

Lisboa: capital temporal del NFT en el mundo
06Abr
NFT

Lisboa: capital temporal del NFT en el mundo

Lisboa reunión a diversas personalidades del mundo de los NFTs y metaverso en una conferencia internacional, abierta, creativa, y con mucho que aportar.